El control de esfínteres

Antes de quitar el pañal…

*          Los niños /as deberán dejar el pañal cuando estén maduros para hacerlo, tanto biológica, psicológica como afectivamente.

*          Cada niño /a y sus circunstancias son particulares, debemos esperar su propio ritmo.

*          No se aprende el hábito, sino que se adquiere cuando el niño /a tiene su propio desarrollo.

*          Caminar alrededor del año, comer a los seis meses y controlar esfínteres hacia los dos años y medio, es aproximado, ya que cada niño tiene su propio desarrollo.

*          Si lo vemos tenso, quieto, diciendo pis o caca mientras lo hace en pañal nos encontramos ante un primer paso.

*          El segundo aparece cuando nos avisa y al llegar al baño aún no hizo nada en el pañal.

*          Verbalizar lo sucedido desde el primer momento es nuestra tarea para que más tarde ellos nos imiten.

*          Si se ha hecho en el pañal verbalizamos y vamos juntos a buscar el pañal disponiendo las cosas necesarias para el cambio.

*          Si encontramos en el momento que hace en el pañal, preguntamos ¿estás haciendo pis? Bueno… ¿quieres que cambiemos el pañal?.  Con naturalidad, sin presiones.

*          Cuando avise y llegue al baño con el pañal limpio, actuaremos con serenidad, ayudándole si nos lo pide pero dándole tiempo sin hacerlo todo por ellos.

*          Al observar que se despierta por la mañana con el pañal seco unos días seguidos y durante el día nos avisa, habrá sido un proceso natural, relajado, vivenciado, de desarrollo del pensamiento, a través de la interiorización de sentimientos, sensaciones y actitudes muy positivas para un buen crecimiento mental y físico, tan unido en estas edades.

*          Si hemos acompañado y registrado adecuadamente el proceso, sabemos que no se lo quitamos sino que ellos van a dejarlo, por lo que es muy poco probable que si lleva unos meses sin el pañal vuelva a él.  Solo en el caso de cambios importantes como un viaje, accidente, llegada de un hermanito, podemos encontrarnos ante un retroceso pasajero debiendo actuar con naturalidad.

*          Para crear una situación de independencia del adulto, no será necesario preguntarle si quiere ir al baño, ya que el niño /a siente sus necesidades internas las exterioriza y demanda.

*          Debemos olvidar retos y recompensas ya que es un momento intimo y no de fiesta  y ha de ser tomado con naturalidad.

*          Aunque el niño /a controle durante el día pueden pasar muchos meses hasta que lo haga por la noche, debemos ponernos de acuerdo con él “como hace varias noches que no mojas el pañal, vamos a empezar a dormir sin él…”

*          El reforzamiento positivo es muy beneficioso, además debemos ser conscientes de que no puede existir una regresión si todavía no se ha avanzado lo suficiente.  Si ayer no pusiste pañal y hoy lo necesitas no debe ser importante para ti porque tienes cosas , en esta edad, más interesantes de que preocuparte.

*          El respeto, coherencia y paciencia serán las claves para poder acompañar al niño /a y llegar felizmente al logro de este proceso.

Anuncios